Volver al sitio

Todos por la Facilitación del Comercio

por Emmanuel Guzmán

Hoy, a poco más de 25 años de la creación de la Organización Mundial del Comercio, la OMC impulsa el desarrollo e implementación del Trade Facilitation Agreement Facility, cual tiene por objeto reducir las múltiples trabas burocráticas que limitan sustancialmente el comercio internacional.

La República Dominicana es signataria del TFA de la OMC, habiendo ratificado el acuerdo en febrero del 2017. Desde entonces, ha acontecido una dinámica pública y privada enfocada en dar seguimiento y cumplimiento al acuerdo, pero más que eso a optimizar los “red tapes” (cargas burocráticas) que el acuerdo identifica y que ralentizan la evolución comercial internacional en el país.

El 28 de abril del año 2017 el Poder Ejecutivo creo de manera formal el Comité Nacional de Facilitación Comercial (CNFC) atendiendo al llamado de la Organización Mundial del Comercio en el acuerdo firmado este mismo año. Este comité fue constituido con el objetivo de facilitar la coordinación interna y la aplicación de las disposiciones del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC, así como fungir como mesa permanente de diálogo para abordar los temas vinculados a la facilitación comercial y a la logística. Conformado por 18 entidades, 9 públicas y 9 privadas, todas con estrecha relación e interés en el comercio y la logística internacional, el comité asume la gran labor de impulsar la implementación del acuerdo. Algunos resultados obtenidos de este comité han sido la agilización para la implementación de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE); el impulso de la certificación OEA; y, muy importante, la extensión de horarios en los puertos marítimos.

El sector privado, por su parte, ha abrazado la iniciativa del Estado dominicano emanada del acuerdo de la OMC y en el caso particular de las empresas norteamericanas, representadas por la Cámara Americana De Comercio (AMCHAMDR), han establecido su propio Comité de Facilitación Comercial, que ejerce una labor de cohesión entre las empresas americanas (y sus preocupaciones en el comercio) y el Comité Nacional de Facilitación Comercial (CNFC), que lidera la Dirección General de aduanas y del cual la AMCHAMDR también es parte.

Resulta interesante ver como la cooperación internacional también ha alineado esfuerzos a fin de promover cambios que tributan a la facilitación del comercio. El Gobierno de los Estados Unidos, a través del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, ha venido ejecutando en el país el Programa Exporta Calidad que ha sido implementado por el International Executive Service Corps (IESC), donde múltiples iniciativas han impulsado importantes mejoras tanto en infraestructuras, en prácticas comerciales y desarrollo de capacidades para que empresas exportadoras, e incluso importadoras, operen en el comercio exterior con mayor facilidad.

El Programa Exporta Calidad, estableció en septiembre 2016, tres mesas de trabajo de cadena de frío, enfocadas en los ejes: procesamiento de productos; infraestructura y manejo aeroportuario y; regulaciones y procesos de inspección. Las mesas de trabajo, han desencadenado un gran número de capacitaciones, iniciativas de mejora de procesos, adecuaciones de infraestructura, e incluso, ha enlazado directamente con la labor que realiza el Consejo Nacional de Competitividad como Secretario del Comité Nacional de Facilitación Comercial (CNFC), logrando escalar el tema para establecer vía el Decreto Presidencial número 346-2019, con el cual, el presidente de la República ordena que se definan los mecanismos regulatorios y de monitoreo, a fin de que tanto las empresas exportadoras e importadoras, cómo los puertos y los aeropuertos, los agentes de carga y los transportistas, implementen acciones y prácticas propicias para la preservación de la cadena de frío en los productos perecederos de exportación e importación. Estos importantes avances, han contribuido a dar respuesta al artículo 7.9 del TFA de la OMC, que exige a los miembros signatarios el establecimiento de procedimientos aduaneros adecuados para la comercialización internacional de productos perecederos; su debida manipulación, condiciones de infraestructura y tiempos ágiles.

El camino por recorrer aún es largo. Las alianzas público-privadas definitivamente contribuyen sustancialmente a este proyecto global, en el que se encuentran todos los miembros de la OMC, sin embargo, los Estados deben asumir un rol más que regulatorio, de facilitador e incluso, asumir el cooperativismo como un mecanismo de impulso en la materia, pues un reto importante del CNFC es que las entidades miembros, que permanecen sumergidas en la operatividad cotidiana de sus labores y difícilmente, puedan dedicar la solemnidad que amerita tan importante proyecto.

La facilitación comercial se traduce en más y mejor comercio, además de mayores oportunidades socioeconómicas para los países, por eso debe ser adoptada como un proyecto global de desarrollo para los Estados, las empresas y la gente.

Emmanuel Guzmán Alberto es especialista en Comercio Internacional y profesor universitario.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar